Para más información, consulte, nuestras IQ Noticias:

Gestión Energética de Edificios Municipales en Pamplona

El Ayuntamiento de Pamplona viene manteniendo una inquietud constante por la eficiencia energética de los edificios e instalaciones municipales. Tras trabajar sobre la red de alumbrado público se centró en los edificios utilizando un modelo de suministro energético a través de ESE que le ha proporcionado excelentes resultados tanto a nivel de ahorros como de mejora de operatividad tanto en el mantenimiento como en el suministro de energía (eléctrica, gas y gasoil).
 
La adjudicación del contrato de Servicios energéticos y conservación y mantenimiento de los edificios municipales de Pamplona se realizó a la UTE constituida por EULEN-On demand, por un periodo de 2 + 2 años comenzando en el 2011. El modelo contempla que las reducciones de consumo se repartan al 50% entre Ayuntamiento y la UTE.
 
En este proyecto la telegestión y el BEMS nuevamente resulta fundamental para garantizar que los costes se encuentren bajo control así como la rentabilidad y viabilidad del proyecto.
  
 


Trend ha sido la marca homologada para implementar el BEMS en todas las instalaciones a través de EULEN.
 
El sistema de control consta de un puesto central de telegestión 963 de Trend situado en las oficinas centrales del ayuntamiento y un software de monitorización y análisis de consumo llamado Trend Energy Manager (TEM).
 
El Supervisor permite el control remoto de las instalaciones y sirve la información a distintos usuarios tanto de la propiedad como de la UTE que acceden a través de la red Ethernet propia del ayuntamiento.
 
El TEM permite el análisis en tiempo real de los consumos, incorporar todo tipo de señales del BEMs tales como señales ambiente, consumos de gas, consumos de agua, etc. para su análisis.
 
Muestra los datos de consumo energético frente a perfiles definidos y los objetivos marcados, de modo que se pueden realizar comparaciones entre el consumo real y el esperado en un periodo de tiempo determinado.
 
En estas instalaciones se controla básicamente la producción de energía a nivel de calefacción, ACS y contaje energético.
 
En general en cada una de las instalaciones se disponen dos controladores con capacidad de integración en Bacnet y en MODbus para la integración de contadores. Las expectativas de ahorro estimados al inicio del proyecto eran de entre un 15 y 20% a obtener a lo largo del contrato, sin embargo estas han sido superadas con creces como demuestran las tablas proporcionadas por el ayuntamiento y la UTE:
 
Climatización/ACS.
Los datos de consumo registrado en el período 2012-2013, tras la adopción de las medidas de eficiencia:
 


 
Consumo eléctrico.
El ahorro energético del año 2012 y la del primer semestre del 2013 con respecto a la media de los años 2007-2011 se recoge en la tabla 2.
 
Suministro de energía. Se realizó un análisis de las potencias realmente empleadas en los edificios y la comparación con la potencia que fue contratada inicialmente cuando la previsión de necesidades estaba sujeta a un mayor nivel de incertidumbre. De esta comparativa se dedujo la posibilidad de contratar potencias inferiores.
 

 
Discusión y Conclusiones:
A la pregunta inicial planteada sobre ¿Cómo pueden reducir los sistemas de control la factura energética de mis edificios? La respuesta pasa por considerar ese sistema de control como la herramienta que permitirá la implantación de un proyecto de mejora continua de los edificios, donde la inversión está realizada en su mayor parte, dado que el BMS existe. Se trata de convertirlo en un BEMS (Building Energy Management System) y dado que gestiona más del 85% de la energía de un edificio, mantenerlo perfectamente optimizado y adaptado a las necesidades de ocupación y actividad del edificio. Los edificios deben de ser monitorizados para detectar el derroche energético y falta de confort, optimizados estableciendo un plan de acción, mostrados los resultados para dar valor a la labor realizada y permitir su continuidad y analizar qué otras acciones pueden acometerse, comenzando de nuevo el ciclo de mejora contínua.